La Oreja De Van Gogh Cuéntame Al Oido

Cuéntame al oído

Muy despacio y muy bajito

Porqué tiene tanta luz

Este día tan sombrío

Cuéntame al oído

Si es sincero eso que ha dicho

O son frases disfrazadas

Esperando solo un guiño

Cuéntame, cuéntame

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

Cuéntame al oído

A qué sabe ese momento

Dónde quedan hoy los días

En que aquello era un sueño

Cuéntame al oído

Dónde duermen hoy tus miedos

Si aún guardas sus caricias

En la caja del recuerdo

Cuéntame, cuéntame

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

El – El cielo acostado

Nos detuvo en el tiempo

Nos detuvo en el tiempo

Y ese beso a mí en el tiempo

Ohh, ohh, ohohh

Cuéntame al oído

La Oreja De Van Gogh Apareces Tú

Me he prometido pedirme perdón

Me he confesado con mi corazón

Me he enamorado de todo mi amor

Me permití decirle al miedo adios

Y de repente apareces tú

Mientras me hablas hago que estoy dormida

Te mentiría si negara hoy

Que desde entonces sólo sueño contigo

Tú… entiendes mis silencios sólo tú

Conoces mis secretos sólo tú

Comprendes cada gesto sólo tú.

Me ha sonreído el espejo hoy

He decidido levantar la voz

He despedido mis fantasmas hoy

Y me he gustado tal y como soy.

Y de repente apareces tú

Mientras me hablas hago que estoy dormida

Te mentiría si negara hoy

Que desde entonces sólo sueño contigo.

Tú… entiendes mis silencios sólo tú

Conoces mis secretos sólo tú

Comprendes cada gesto sólo tú.

Y yo sólo quiero entregarme, comprenderte, cuidarte

Darte mi corazón.

Quiero que llegues

A ser mi alma y mi intención

Mi vida y mi pasión

Mi historia de amor.

Tú entiendes mis silencios sólo tú

Me subes hasta el cielo sólo tú

Eres mi alma y mi inspiración.

La Oreja De Van Gogh Bonus Track

Lágrimas que anuncian conclusiones,

manos que no dan sin recibir.

Gritos que se esconden en canciones,

sillas que no son para escribir.

Caras divorciadas con la vida,

tardes navegando en un café,

ricos que descansan en la envidia

como aquel al que invita a ser infiel.

Narananá naraná…

Sueños que no duermen sin su almohada,

pájaros que avisan que se van,

árboles que plantan sus miradas,

besos listos para embotellar.

Desnudar almendras con los dedos,

enjaular a un grillo sólo por llorar,

dibujar el frío de un lamento,

cosechar sonrisas para regalar.

Narananá naraná…

La Oreja De Van Gogh Cuantos Cuentos Cuento

Los años que pasan me pesan me

Pisan el alma y la ponen a tus pies.

Si al besarme me diste la vida al

Marchar te llevaste mi ser.

Yo pasé tanto tiempo intentando

Fingir ser más tonta olvidando el ayer,

Que el amor de mi vida es un pacto:

Él me quiere y yo le trato bien.

Pero a veces me descubre

Ordenando veinte veces

Los libros, las copas, las cartas, la alcoba

Y sospecha con miedo que está en esta estrofa…

Y Dios sabe cuántos cuentos cuento por disimular.

Y es que si yo te recuerdo me paso las horas cantando.

Mi vida sucede y los días le ceden el paso

A la voz castigada sin voto desde hace ya años

De mi corazón cansado de gritar.

Si bendije el día en que tú llegaste

Hoy me gasto la boca en pedirme perdón

Por las veces que intento besarte

Mientras beso a quien es hoy mi amor.

Y es que malditos seáis los

Fantasmas, juguéis con ventaja, doléis de verdad.

Aunque luego os vistáis de

Mentira y por eso no os pueda atrapar.

Pero a veces si no mira nadie

Cerrando los ojos lanzo un beso al aire

Y luego suspiro y despacio

Imagino que allí donde quiera

Que estas amor mío

Atteriza en tus labios y piensas un poco en mí.

Y es que si yo te recuerdo me paso las horas cantando.

Mi vida sucede y los días le ceden el paso

A la voz castigada sin voto desde hace ya años

De mi corazón cansado de gritar.

Y es que a veces no puedo evitar

Que se escapen volando

Mis mil mariposas que sueñan

Contigo a diario.

Mi indulgencia les abre la celda

Y te besan llorando

Si prometen que en segundos

Volverán a la realidad.

La Oreja De Van Gogh Apareces Tú

Me he prometido pedirme perdón

Me he confesado con mi corazón

Me he enamorado de todo mi amor

Me permití decirle al miedo adios

Y de repente apareces tú

Mientras me hablas hago que estoy dormida

Te mentiría si negara hoy

Que desde entonces sólo sueño contigo

Tú… entiendes mis silencios sólo tú

Conoces mis secretos sólo tú

Comprendes cada gesto sólo tú.

Me ha sonreído el espejo hoy

He decidido levantar la voz

He despedido mis fantasmas hoy

Y me he gustado tal y como soy.

Y de repente apareces tú

Mientras me hablas hago que estoy dormida

Te mentiría si negara hoy

Que desde entonces sólo sueño contigo.

Tú… entiendes mis silencios sólo tú

Conoces mis secretos sólo tú

Comprendes cada gesto sólo tú.

Y yo sólo quiero entregarme, comprenderte, cuidarte

Darte mi corazón.

Quiero que llegues

A ser mi alma y mi intención

Mi vida y mi pasión

Mi historia de amor.

Tú entiendes mis silencios sólo tú

Me subes hasta el cielo sólo tú

Eres mi alma y mi inspiración.

La Oreja De Van Gogh Cuéntame Al Oido

Cuéntame al oído

Muy despacio y muy bajito

Porqué tiene tanta luz

Este día tan sombrío

Cuéntame al oído

Si es sincero eso que ha dicho

O son frases disfrazadas

Esperando solo un guiño

Cuéntame, cuéntame

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

Cuéntame al oído

A qué sabe ese momento

Dónde quedan hoy los días

En que aquello era un sueño

Cuéntame al oído

Dónde duermen hoy tus miedos

Si aún guardas sus caricias

En la caja del recuerdo

Cuéntame, cuéntame

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

El cielo acostado

Detuvo el tiempo en el beso

Y ese beso a mí en el tiempo

El – El cielo acostado

Nos detuvo en el tiempo

Nos detuvo en el tiempo

Y ese beso a mí en el tiempo

Ohh, ohh, ohohh

Cuéntame al oído

La Oreja De Van Gogh Adiós

Tengo que irme ya, abrázame.

Nada más llegar te llamaré.

Déjame marchar, no llores más.

Túmbate otra vez, te dormirás.

Te he dejado atrás y pienso en ti

Oigo ?adiós amor? caer sobre mí.

Quiero irme de allá, no puedo escapar.

Necesito volverte a abrazar.

Ven, cálmate no llores más,

Si cierras los ojos verás que sigo junto a ti,

Que no me iré sin besar

Una de esas lágrimas que van desde tu cara al mar,

La vida viene y va y se va…

Salgo del portal, quiero morir.

Tú en la habitación, llorando por mí.

Tú me has hecho tan feliz que siempre estaré

A tu lado, cuidando de ti.

Ven, cálmate no llores más,

Si cierras los ojos verás que sigo junto a ti,

Que no me iré sin besar

Una de esas lágrimas que van desde tu cara al mar,

La vida viene y va y se va…

La Oreja De Van Gogh Adiós

Tengo que irme ya, abrázame.

Nada más llegar te llamaré.

Déjame marchar, no llores más.

Túmbate otra vez, te dormirás.

Te he dejado atrás y pienso en ti

Oigo ?adiós amor? caer sobre mí.

Quiero irme de allá, no puedo escapar.

Necesito volverte a abrazar.

Ven, cálmate no llores más,

Si cierras los ojos verás que sigo junto a ti,

Que no me iré sin besar

Una de esas lágrimas que van desde tu cara al mar,

La vida viene y va y se va…

Salgo del portal, quiero morir.

Tú en la habitación, llorando por mí.

Tú me has hecho tan feliz que siempre estaré

A tu lado, cuidando de ti.

Ven, cálmate no llores más,

Si cierras los ojos verás que sigo junto a ti,

Que no me iré sin besar

Una de esas lágrimas que van desde tu cara al mar,

La vida viene y va y se va…

La Oreja De Van Gogh A Diez Centímetros De Tí

Repaso mis lecciones delante del espejo

Y me digo que a larga lo bueno es lo correcto

Respiro lentamente,

me vuelvo hacia la barra del bar donde tú estás

Y tú que te conoces el mapa de mi alma

No sabes que hay un mundo detrás de mi mirada

Sabes abrir mis puertas preguntándome

si todo va bien o algo va mal

Y aquí es cuando tus ojos me dejan desarmada

Rompiendo en mil trocitos mi parte más sensata

Se cae mi teoría convertida en un montón de palabras

Que vuelven solas a casa

A 10 centímetros de ti

A 10 años luz de mañana

Qué importan las ciencias exactas

Si tú y yo somos así

A 10 centímetros de ti

A 10 años luz de mañana

Tu encanto son armas cargadas

De promesas por cumplir

Promesas sobre la arena

Que el mar borrará al venir

Los años que pasaron, pasaron tantos siglos

En lo que dura un beso en el tiempo se ha invertido

Ya ves si soy idiota que ahora te tendré que volver a olvidar

No hace falta que te jure querido compañero

Que no debí quererte y sin embargo te quiero

Así que no hagas trampas, que sabes ya de sobra cuál es mi debilidad

Y aquí es cuando tus ojos me dejan desarmada

Rompiendo en mil trocitos mi parte más sensata

Se cae mi teoría convertida en un montón de palabras

Que vuelven solas a casa

A 10 centímetros de ti

A 10 años de luz de mañana

Qué importan las ciencias exactas

Si tú y yo somos así

A 10 centímetros de ti

A 10 años luz de mañana

Tu encanto son armas cargadas de promesas que…

Consiguen que me sienta tan tonta, tan extraña

Tan lejos de mi misma tan cerca de tu alma

Me pierdo a la deriva tan sólo encuentro en medio del agua

promesas maleducadas

A 10 centímetros de ti

A 10 años de luz de mañana

Qué importan las ciencias exactas

Si tú y yo somos así

A 10 centímetros de ti

A 10 años luz de mañana

Tu encanto son armas cargadas

De promesas por cumplir

Promesas sobre mareas

Tu nombre y el mío en la arena

Promesas bajo condena

Que el mar borrará al venir.

La Oreja De Van Gogh Aquella Ingrata

Otra noche en una barra

Conversando con el vino

Ese amigo al que cuenta,

La historia que ha sufrido

Esa noche fue distinto,

El sabor de las caricias,

Que ella regaló en un baile,

Que tan dulce y caprichoso,

Le inundó los seis sentidos,

Del sediento visitante

Como pudo aquella ingrata,

Compartir aquel momento,

De alegría y de lamento,

Con el hombre de otra dama.

Entre las mil y una velas,

No habia ni un signo de vida,

Sólo una sonrisa quieta

Se vio sola en esa cama,

Que hace nada los entregos,

Compartieron hasta la mañana

Desde entonces siempre vuelve,

A esa barra cada noche,

Donde llora y sonríe,

No consigue deshacerse de un recuerdo,

Que le ahoga, le atormenta y le deprime.

Como pudo aquella ingrata,

Compartir aquel momento,

De alegría y de lamento,

Con el hombre de otra dama.